Español / English 23:35 ; viernes 24 mayo 2019

Para ver toda la obra de Carmelo Hernando en imágenes,
haz clic en la web semiótica

Entrevista sobre Forma, color i temps

Carmelo Hernando. Ideas en el tiempo.

“Forma, Color y Tiempo” son tres palabras que definen la obra de Carmelo Hernando y ponen título al vídeo que este artista-diseñador ha realizado a partir de su propio proceso creativo en el campo del fotomontaje. Dicho vídeo se configura como un medio idóneo para la creación y recreación de imágenes que van a servirnos a modo de hilo conductor en este breve recorrido por el pensamiento y la obra de Carmelo Hernando.

La atracción del fotomontaje

- Tu vídeo tiene en cierta medida, un carácter didáctico, en tanto que pretende ser una muestra de las posibilidades técnicas que cualquier persona tiene a su alcance para crear mediante la disciplina del fotomontaje, una obra de expresión artística.

- Ciertamente el fotomontaje es un excelente mecanismo didáctico. Se dibuja para expresar ideas y, precisamente las ideas se pueden expresar a partir del fotomontaje. El tiempo de realización de un fotomontaje es más corto que el de un dibujo. Si vamos a emplear menos tiempo con las fotos recortadas es evidente que tendremos que pensar con más rapidez. El fotomontaje obrará como lubrificante de la zona artística del cerebro.

- ¿El fotomontaje actúa como un medio de liberación del subconsciente?

- Sí. En el fotomontaje cabe la opción de conservar una ráfaga de ideas en unos segundos y manipularla con variedad de formas y estructuras. Los componentes aislados se disparan con libertad hacia un contexto que los reúne misteriosamente.

- Casi podríamos afirmar que estamos hablando de un procedimiento de expresión que intrínsecamente conlleva una trasgresión de la realidad. Lo real es trascendido inevitablemente.

- Claro. La realidad se copió a través de la pintura y el dibujo hasta que se inventó la fotografía en el siglo XIX. A partir de ahí, la realidad se retrata fotográficamente, creando un enorme banco de imágenes del que yo extraigo las piezas para elaborar mis fotomontajes. Fotografía, cine y televisión –en este orden- han tomado a su cargo la plasmación de la realidad.

Diseño y sociedad

- Cambiando un poco de tema, nos gustaría conocer cuál es tu punto de vista como diseñador acerca de lo que podríamos denominar “complejo de culpa” de los creadores gráficos, quienes podrían estar viviendo una cierta contradicción entre su ideología y su manifiesta contribución en un sistema basado en el comercio, el consumo y la, cada vez más, agresiva competitividad industrial.

- Es científicamente cierto que la labor de un diseñador irrumpe de lleno en el impacto de las cosas. Si tú haces un buen envoltorio para un producto, tienes una obvia responsabilidad en que ese producto sea un éxito o no. Se trata de asumir un código muy personal. Uno se da cuenta de su capacidad de intervención en asuntos sociales mínimos. Puedes interferir y causar efectos. Continuadamente, estás actuando en la sociedad y asumiendo tu propia responsabilidad. Entiendo que nosotros interferimos como, por ejemplo, los médicos, cumpliendo una función social. Al igual que éstos, los diseñadores debiéramos tener un código deontológico, puesto que actuamos sobre los mecanismos sociales.

- ...Aunque el diseñador no siempre es el que maneja la totalidad de criterios que inciden en el producto final y, por tanto, su incidencia sobre los mecanismos sociales viene, muchas veces, matizada por las interferencias del empresario...

- En efecto, la acción globalizadora del diseñador está sujeta a múltiples interferencias. Hay además la condición “incierta” del hecho artístico. Sin embargo, ya el cineasta Eisenstein opinaba que el arte llegará a tener un sistema de medida. El hablaba de “atracciones”. Yo creo que los artistas manejamos las “atracciones” y componemos nuestras obras mediante éstas. Según la perfección y articulación de las “atracciones”, la obra funcionará como “artefacto” y será introducido en la sociedad para la difusión de las ideas.

- Cuando un empresario hace un encargo a un profesional del diseño, toda la responsabilidad que de aquí se derive habría de descansar sobre el diseñador, a quien se presupone la necesaria competencia.

- Depende de la cultura gráfica del empresario o del demandante de los servicios. Un demandante debe establecer diálogo con el artista. Con frecuencia comprobamos que una gran masa de los demandantes gráficos no tienen conocimientos suficientes en esta materia. Es un problema de adecuación. A la larga tendrán que adquirir el nivel requerido para dialogar sobre la cobertura artística de sus productos o ideas.

Las escalas del tiempo

- Retomando el hilo argumental de tu vídeo, hay una parte que titulas “Ideas en el tiempo”, que juzgamos especialmente significativa. Es un concepto susceptible de varias lecturas. En concreto ¿se trata de un precepto de lo que podríamos llamar arte social o se trata más bien de un compromiso, a todos los niveles, con la contemporaneidad?

- Se trata más bien de esto último. Yo manejo el tiempo en varias escalas. Creo que cualquier imagen varía con el tiempo. Los “artefactos” producidos durante un tiempo determinado se autoimpregnan de éste. A mí me gusta manejar este tipo de lectura, el constatar las diferencias de texturas y de iconografía que hay entre una imagen antigua y una moderna.

- También interviene la ideología...

- Fuera de los autores y su tiempo, las obras se acaban leyendo como son. El propio tiempo obra como una balanza de precisión, permite una nueva lectura de las cosas.

Tecnologías y proceso creativo

- La expresión del tiempo es una constante en tu obra. También el tema de las nuevas tecnologías se configura en tus fotomontajes como un “leitmotiv”, aparte de la aplicación real que puedas o no hacer de los avances tecnológicos.

- La nueva tecnología es como un lápiz, depende del cerebro de la persona que la utilice para que el resultado sea mecánico y absurdo o inspirado y poético. Yo, en concreto, trabajo tanto sobre esta temática porque me preocupa. He querido dejar constancia en mi obra del avance tecnológico, ya que éste me impacta profundamente. Veo que está cambiando la sociedad entera y yo quiero ser testigo.

- Es singularmente interesante comprobar cómo en tus fotomontajes conviven, por separado, las máquinas con imágenes del mundo antiguo prehistórico, sin que por ello pierda un mismo inasible fondo temático presente en todos ellos.

- Esto obedece a lo que ya hablamos en torno a las ideas en el tiempo. Así como los grandes saurios son los elementos iconográficos representantes del planeta en un lejano periodo de su historia, las computadoras se configuran como lo más característico del presente. Cada uno define un poco su tiempo, también.

- Asimismo, aparecen en tus fotomontajes visiones futuristas...

- Más que futuristas, yo diría que utopistas. Las imágenes que yo pretendo crear, plasman la idea utópica de armonía entre ecología y alta tecnología.

- Frecuentemente personalizadas al elemento humano en un niño que aparece junto una máquina.

- Veo las sociedades modernas muy infantiles. El niño es la metáfora. Estas composiciones siempre las titulo lo “humano y máquina”. En el estado infantil se manifiestan lo maravilloso y lo terrible de lo humano.

- Resumiendo lo anterior, diríamos que el factor de temporalidad es una constante en tu temática.

- Quiero incluir la coordenada del tiempo dentro de las otras coordenadas de la creación y el análisis del arte.

- A partir de aquí, estás construyendo toda una iconografía simbólica y social.

- El fotomontaje ha sido un arma social desde siempre. De alguna manera, el punk, por ejemplo, vuelve a utilizar la estética del fotomontaje, protagoniza una batalla social. Yo intento contener la ideología para expresar conceptos más “clásicos” del arte: composición, encuadre, inspiración...

- Una última referencia a tu video “Forma, color y Tiempo”. En él confluyen enfoques muy diversos. ¿A partir de qué parámetros te planteaste la realización de este vídeo?

- Por una parte la utilización del lenguaje magnético de la televisión como línea de montaje de un discurso a partir de imágenes e ideas totalmente heterogéneas. De otra, se trataba de utilizar al propio creador para desmitificarlo y para dar una visión documental del proceso creativo.

Pedagogía del diseño

- Por último, nos gustaría hablar de tu experiencia dentro de la enseñanza del diseño. ¿Qué es lo que más te preocupa transmitir a tus alumnos mediante tu quehacer pedagógico?

- Lo primero que se les debe enseñar es a “ser personas”. Es prioritario para mí, enfrentar al alumno con la realidad social. Ayudarle a configurar una visión adulta de la sociedad y, hecho esto, enriquecerlo con la mayor cantidad posible de técnicas artísticas y mecanismos de pensamiento. La educación no debe ser dirigida, sino explorativa durante una larga temporada, para que después cada persona explote sus propias posibilidades. Lo que hay que potenciar, en definitiva, es la creatividad.


XAVIER CAPMANY, CARLOS DÍAZ
© Xavier Capmany, Carlos Díaz
© Ymoda
Barcelona, 1987