Español / English 22:55 ; martes 25 junio 2019

Para ver toda la obra de Carmelo Hernando en imágenes,
haz clic en la web semiótica

MANIFIESTO. 1982

Dentro del pensamiento de los seres humanos existe un concepto llamado Arte. Un micromundo que pretende competir con la belleza de las plantas, la complejidad de las estructuras de los cristales, la ternura de la piel de los mamíferos o el terror de los microorganismos.

Incluido en ese pequeño y terco átomo por el necesario azar de haber nacido, acepto el papel de artista humano, convencido de que en toda mi vida no podría catalogar las distintas posibilidades de malvas que se dan en un atardecer. Un amanecer. Así pues, creo, como dicen los viejos, No saber nada. Simplemente ejerzo el oficio de Artista y hago lo que venimos a llamar arte. Fabricación de espejismos visuales con pretendidas explicaciones filosóficas que no son sino la triste realidad del imperio económico en el que viven inmersos lo llamados seres humanos. Una postura ética o una necesidad psiquiátrica me hace vivir mi espacio y mi tiempo ahora.

España 1982.

Aplico los distintos niveles de imágenes con la intención que mueve al pintor a usar ese o aquel otro color de óleo. Al escultor, esta o aquella materia.

Quisiera aprender a reducir las formas irregulares (una silueta humana por ejemplo), para llegar a las sencillas (un tetraedro o un terrón de azúcar). Los conceptos de complicación de colores (una pluma de pavo real o un arco iris) por los lisos (oro, plomo, sangre o clorofila). El fantasma de la psicodelia por la tranquilidad de la ciencia.

Repetir, en suma, las experiencias de Piet Mondrian con material fotográfico de la realidad que cumpla las condiciones de lo que se quiere exponer a vuestros ojos.

Quiero narrar al fin con la simple combinación de las piezas que nos brinda la vida en sí. Imágenes, claro. Planos estables, planos en movimiento o tridimensionales en acción.

Así, aquí está, mi estructura de pensamiento y mi puesta en práctica en el átomo del Arte. Orbitando a su alrededor.

Mi primera exposición al abrigo de la obra del amigo americano América Sánchez en nuestro homenaje sincero al maestro valenciano J. Renau.

Aplico el fotomontaje a mi discurso artístico en enero de 1978 en que por primera vez publiqué mis primeras imágenes en Color observando desde entonces la disgregación de su forma en los cuatro planos necesarios para reimprimirlas otra vez en x miles de copias prensa como uno de los fines de mi arte. La utilidad práctica de la creación visual.

En estos cinco últimos años he trabajado para la ilustración de los media de prensa de mi país con una voluntad innovadora de la forma y no del fondo.

Ahora me toca, me exijo o me fuerzan las circunstancias a otros planteamientos distintos.



Carmelo Hernando, 1982