Español / English 14:13 ; sábado 24 agosto 2019

Para ver toda la obra de Carmelo Hernando en imágenes,
haz clic en la web semiótica

Artículo sobre la exposición "El oficio de vivir: literaturas de la imagen"

Carmelo Hernando resume su labor gráfica durante 25 años

Fundación Caja Rioja ha resumido los 25 años de trabajo de Carmelo Hernando (Haro, 1954) en la exposición “El Oficio de vivir: Literaturas de la imagen”, instalada en su Centro Cultural de Logroño hasta el 13 de marzo. Con vocación renacentista, este riojano afincado en Barcelona abarca todas las disciplinas y soportes (fotomontajes, pintura, audiovisuales, mercadería) con imaginación, un concienzudo estudio, respeto a la historia y con guiños críticos.

El oficio de vivir, en el caso de Carmelo Hernando, es tan heterodoxo como sus disciplinas artísticas, que plasma en los encargos más variopintos. Sirvan de ejemplo sus ilustraciones para casi todas las revistas nacionales, el cartel de la vendimia riojana de 1985 o carátulas para singles editados por la CBS; calendarios, cómics y fotomontajes; imágenes corporativas para empresas (de productos pirotécnicos, clínica dental, galerías comerciales, de hostelería, frutas,...), mercadería (para el Liceo de Barcelona, Loewe, La Caixa, La Fundación Joan Miró, La Universidad de Salamanca), invitaciones, programas de mano... El etcétera es tan largo como los encargos que recibe.

Este diseñador gráfico se despliega en muchos frentes a un mismo tiempo con poderosa carga de contenido, reflexión e investigación, y con una dimensión literaria que da nombre a la exposición organizada por la Fundación Caja Rioja, y que podrá verse en Logroño hasta el 13 de marzo.


Conciencia renacentista

Carmelo Hernando estudió Bellas Artes en Madrid con una beca y el descontento de sus padres. “Desde entonces me dediqué al arte tomando conciencia de que la fase histórica que más me interesaba era el Renacimiento. Ese momento en que Leonardo recibía encargos para hacer una cuberteria, edificar un monumento, pintar un lienzo en una iglesia; ese tipo de arte que abarca cualquier tipo de disciplina en función de los usos de los clientes”.

Un arte multidisciplinar que le lleva a retroceder cada vez más en el tiempo -empezó en los años 50 y ahora le interesa el siglo II- para traer sus investigaciones al presente. A Logroño, además de piezas que resumen sus 25 años de trayectoria, ha traído un estreno audiovisual de marionetas diseñadas por él mismo. Responde a “la necesidad que yo sentia de volver a Haro y a la infancia, a un recuerdo muy profundo que tengo del teatro de Maese Villarejo”.

 

E.E.
© E.E.
© LA RIOJA, martes 16 de febrero
Logroño, 1999