Español / English 08:35 ; sábado 08 agosto 2020

Para ver toda la obra de Carmelo Hernando en imágenes,
haz clic en la web semiótica

Artículo sobre el libro Astronomía pirata

“Astronomía pirata”, viaje al último cómic

Acaba de aparecer en el mercado un libro de cómics al que merece prestar atención. Se trata del volumen número dos de la colección El Ojo, de la editorial Ikusager. Recordemos que el primero fue la increíble Blanca, de Guido Crepax.

Bajo el título de Astronomía Pirata se publican una serie de historias, que si bien en principio pueden parecer dispares, todas tienen un denominador común, han sido creadas con tremenda ilusión y de una forma completamente libre por parte de sus autores. Como ellos mismos explican, todas están concebidas sin ningún tipo de condicionamientos comerciales, lo que ha redundado en la libertad creativa de los artistas.

El auténtico artífice de la obra, en cuanto a la idea y diseño se refiere, ha sido Carmelo Hernando, si bien nunca habría visto la luz sin el esfuerzo conjunto de todo un grupo de creadores, en su mayor parte provinentes del antiguo colectivo Troya; se encuentran en este caso el propio Carmelo Hernando, Pepe Canovas, Elvira Navares, Luis García y Mari Carmen Vila; los demás, Never Mind, Pere Fortuny y Enric Bug se les han unido para formar el colectivo Astronave.

La edición del libro, tanto en cuanto a papel, impresión como encuadernación se refiere, es de gran calidad, si bien puede ocurrir que su precio (750 ptas.) resulte algo excesivo y retraiga de su compra a algunos aficionados a este medio de expresión.

Resultan realmente destacables, aunque antiguas, las páginas realizadas por Luis García, así como la temática que trata en sus historias Carmelo Hernando, sin olvidar la magnífica técnica que demuestra poseer Pere Fortuny en sus dibujos y el indudable interés que ofrece el estilo narrativo de Mari Carmen Vila.

La intención última de la obra se encierra en la cita-dedicatoria del libro: “Los humanos adultos no son humanos. Con todo el cariño que nos cabe en el cerebro, a todos los niños y a todas las máquinas, también a los viejos que esperan sentados en los parques y los metros...”

J.F.
© J.F.
© EL PERIÓDICO, 15 de enero
Barcelona, 1981