Español / English 08:02 ; sábado 08 agosto 2020

Para ver toda la obra de Carmelo Hernando en imágenes,
haz clic en la web semiótica

Artículo sobre el libro Astronomía pirata

“ASTRONOMIA PIRATA”: ANTOLOGIA DEL NUEVO COMIC

La editorial vasca Ikusager, especialista en la edición de comics, se mueve en dos frentes claramente diferenciados. Por una parte publica las sagas de excelente dibujante António Hernandez Palacios -series sobre la guerra civil española, reconstrucción histórica (“Roncesvalles”)- y por otra parte mantiene la colección “El ojo”, dedicada a los temas más diversos.

Como primer titulo de la colección “El ojo” se publicó “Bianca” uno de los álbumes más representativos del autor italiano Guido Crepax. Ahora, como segundo título de la colección, acaba de salir al mercado “Astronomía pirata”, un álbum que da un giro de ciento ochenta grados con respecto al “Bianca” de Crepax.

En efecto, frente al álbum del italiano, “Astronomía pirata” está realizado por un colectivo de noveles que se estrenan en el difícil campo de la narración gráfica; frente al tema puramente erótico de “Bianca”, “Astronomía pirata” se centra en la ciencia-ficción.

Como próximos álbumes de la colección “El ojo” se anuncian “Urrabieta Vierge”, que promete ser la recuperación de este dibujante vasco prácticamente desconocido, y “Desfase”, un título del que, por ahora, no tengo ninguna referencia.

Con todo lo que vamos diciendo queda claro que la colección “El ojo” de Ikusager, es una colección pensada como sere completamente abierta a todas las tendencias y producciones del comic. Esto tiene una ventaja y una desventaja. Lo positivo es que publicando una colección abierta no se cansa a los posibles compradores al variar muchísimo el aspecto temático y constantemente se pueden ir ampliando el número de posibles interesados.

La desventaja es también clara: al no guardar el menor hilo en común entre los diversos álbumes, los “bandazos” en calidad entre unos y otros pueden llegar a ser descorazonadores.

Algo de esto pasa con “Astronomía pirata”. Reconozco que dar la oportunidad a un grupo de noveles para que publiquen sus comics es una idea sana que deberían seguir muchas editoriales aunque sólo fuera para renovar un poco la galería de “fantasmones” intocables que -por desgracia- también pululan en el mundo del comic.

Reconozco que de dar una oportunidad a los noveles puede surgir la savia renovadora que tanto necesita el comic. Reconozco también que la idea de “Astronomía pirata” es muy actual, que refleja perfectamente el camino que está tomando el “nuevo comic” mundial, que el álbum editado por Ikusaguer es impecable desde el punto de vista de edición e impresión.

Reconozco todo esto y mucho más. Sin embargo -y siento tener que decirlo- en el comic, como en tantos aspectos de la vida, lo que cuentan son los hechos, los resultados y -desgraciadamente- el invento de la “Astronomía pirata” queda muy por debajo de sus posibilidades.

Veamos: la dedicatoria del álbum es deliciosa: “Los humanos adultos no son humanos. Con todo el cariño que nos cabe en el cerebro, a todos los niños y a todas las máquinas, también a los viejos que esperan sentados en los parques y en los metros...

-  La portada de Peret, es acertada, cautivadora. Me atrevería a decir que es lo mejor del volumen.
- Luis García no es santo de mi devoción. Creo que está más que “pasado” y que su evolución gráfica ha sido mínima. Sin embargo para los forofos de Luis García -que los tiene, por supuesto- en “Astronomía pirata” se publican varios trabajos de Luis García: “Yellow Bugui Bugk”, “John Wayne Morte” y -el mejor- “Cuento Chino”.
- Entre los noveles los que más me han gustado han sido Carmelo Hernando (por el buen grafismo que demuestra en “New York's destryer”) y Pere Fortuny, por sus historietas “Pascua” y “Rolls Mollok”.

Y frente a esto, muchas planchas de “Astronomía pirata” que nunca deberían haber pasado una mínima selección previa, demasiadas influencias y hasta plagios más o menos descarados. Una lástima.

De todos modos, “Astronomía pirata” es interesante como una muestra más de lo que cabe denominar “nuevo comic europeo” en la línea de la revista francesa Metal Hurlant y, concretamente, los trabajos de Moebus, Druillet y compañía.

VICENTE ESCUDERO
© Vicente Escudero
© GARRENEKO AZAROAK 16
Vitoria, 1980